Vés al contingut principal

La herida con la madre


Adaptado del texto de Germana Martin en Mujeres en Curso

"La herida con la madre es algo que cada una de nosotras debe sanar. Para comenzar, debemos comprender que ellas nos dieron la vida y criaron en un marco donde sus potencialidades y derechos eran brutalmente sojuzgados -en muchos casos hasta con violencia física- y debemos perdonar que ellas hayan ejercido ese mismo patrón de desvalorización y sometimiento con nosotras, que ha generado una brecha de dolor entre ambas".

Comentaris

Respecto a la mía, puedo decir que además de darme a luz, hizo y sigue haciendo todo lo posible por mejorar mi vida. La mía es una luchadora nata... Cuando me tocaba nacer me aferré tanto a ella que tuvieron que sacarme con antidisturbios, provocando desgarros en su interior. Me tocó un padre muy inteligente y docto pero muy cabrón, y eso llevó a que mi madre tuviera que dar un paso que en aquella época pocas mujeres se atrevían a dar, separarse (aún no estaba legalizado el divorcio) Así que con su desgarro interno provocado por mi tozudez al nacimiento, y el desgarro en el alma, provovado por mi padre, mi madre siguió luchando por nosotros. Como para no perdonarle nada... Hermosa reflexión Cris.

Entrades populars d'aquest blog

Contradicción

"Tú dices que amas la lluvia, sin embargo usas un paraguas cuando llueve.
Tú dices que amas el sol, pero siempre buscas una sombra cuando el sol brilla.
Tú dices que amas el viento, pero cierras las ventanas cuando el viento sopla.
Por eso es que tengo miedo cuando dices que me amas"

Bob Marley

La omnipresencia de la pérdida: Kafka y la muñeca viajera

De Jordi Sierra i Fabra
Franz Kafka se encontró con una niña en el parque al que iba a caminar todos los días. La niña lloraba desconsolada porque había perdido su muñeca. Ayudó a la niña a buscar la muñeca, aunque no tuvieron éxito. Quedaron al día siguiente para seguir buscándola.
Como no la habían encontrado, Kafka inventó ser cartero de muñecas y le entregó una carta “escrita” por la muñeca donde le decía a la niña que no llorase su ausencia, que había salido de viaje a ver mundo: 
- "Te escribiré mis aventuras ." - concluía la carta.
Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía las cartas que escribía de aventuras imaginarias de la muñeca. La niña quedaba así consolada. 
Kafka se puso enfermo y tuvieron que poner fin a sus encuentros. Le regaló una muñeca con una carta. La muñeca obviamente era diferente que la muñeca original. La carta explicaba que los viajes la habían cambiado.
Años más tarde, la chica ahora crecida, encontró u…

¿Para qué sirve la mente?

De Eduard Gasset "El Scio. La medicina cuántica." la Eco

Para pensar, está claro, pero ¿para qué sirve pensar?
Pensar da sentido al mundo a nuestro alrededor. El cerebro puede ser observado, a semejanza de todo en el universo, como un sistema cuántico en el que trabajan multitud de redes neurales cuánticas en evolución, seleccionadas y sufriendo mutaciones basadas en su funcionalidad en relación a su interacción con sistemas perceptuales y motores, siempre determinado por las necesidades del organismo.